La conducción de la coalición opositora Juntos por el Cambio cuestionó los anuncios realizados el viernes por el gobierno en materia de jubilaciones, al considerar que se trata de “actualizaciones discrecionales” según “las necesidades políticas y fiscales” del Poder Ejecutivo, y afirmó que “más de la mitad de los jubilados va a cobrar menos de lo que le corresponde”.

Así lo señaló en un comunicado que lleva el titulo “Jubilaciones: un aumento discrecional a medida del gobierno”, con la firma de las autoridades de Juntos por el Cambio: Alfredo Cornejo (UCR), Patricia Bullrich (PRO), Maximiliano Ferraro (Coalición Cívica) y el ex candidato a vicepresidente, Miguel Angel Pichetto.

El presidente Alberto Fernández anunció que los haberes mínimos de jubilados y pensionados aumentarán un 13 por ciento desde marzo, y ese mismo porcentaje subirán los montos de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y las demás asignaciones familiares.

“Por primera vez, en más de 10 años, un gobierno actualizó las jubilaciones por decreto, discrecionalmente, según sus necesidades políticas y fiscales del momento”, dijo Juntos por el Cambio en el comunicado conocido en las últimas horas, en el que sus dirigentes consideraron que el nuevo sistema es “un paso atrás en la construcción de nuestra democracia”.

En la declaración, la principal fuerza opositora aseguró que, “con los aumentos anunciados, aproximadamente la mitad de los jubilados va a cobrar menos de lo que le corresponde” y agregó: “Es decir, todos los jubilados que en febrero cobraron más de 16.200 pesos, recibirán aumentos inferiores a la fórmula establecida por ley”.

Asimismo, precisó que “un jubilado que cobra el haber medio ($ 20.006) va a perder más del 1000 pesos hasta el próximo aumento ($ 353 menos por mes)” y que “a un jubilado que cobra $ 30.000 el Gobierno le está quitando $ 1278 por mes, y su aumento será sólo del 7,3%, cuatro puntos menos de lo que establece la ley”.

“El esquema de actualizaciones perjudica especialmente a quienes hicieron aportes a lo largo de su vida laboral, y atenta contra el valor del esfuerzo y el trabajo”, destacaron en el texto.

Allí también advirtieron que “este sistema puede generar una nueva catarata de juicios contra el Estado, justificados, como ya ocurrió en las presidencias de (Eduardo) Duhalde y (Néstor) Kirchner, y de cuyas sentencias tuvo que hacer se cargo el gobierno de Cambiemos”.

En tanto, en el pronunciamiento, los dirigentes opositores recordaron que, “cuando Cambiemos impulsó el debate de una fórmula previsional, la respuesta de quienes hoy están el Gobierno fue bloquear las sesiones, y promover la violencia y los lamentables incidentes que se produjeron frente al Congreso”.

“En Juntos por el Cambio -finaliza el texto- creemos que la Argentina se debe un debate sobre la sostenibilidad de largo plazo del sistema previsional. Pero debe ser un debate abierto, con centralidad”.

Sin embargo, fuentes de la Anses indicaron a Télam que “el gobierno nacional actualizó “las jubilaciones, pensiones y asignaciones familiares por decreto en virtud de atender a la emergencia social a la cual ha llevado la política económica de (Mauricio) Macri”

En ese sentido, insistieron que “la denominada ‘discrecionalidad’ de los aumentos de ayer a los que hace referencia el comunicado no es tal”, ya que se trata de “una cuestión meramente temporal, que fue remarcada en la misma ley de Emergencia Económica que establece que las actualizaciones por decreto se realizarán dentro de un plazo máximo de 180 días”, y que luego se aplicará “una nueva ley de movilidad votada por el Congreso de la Nación”.

Con respecto al esquema de actualizaciones, los voceros de la Anses recordaron que la fórmula aprobada en diciembre de 2017 estableció “un cambio en el índice de movilidad jubilatoria que no hizo más que deteriorar el ingreso de los beneficiarios de la seguridad social, perjudicando fuertemente a aquellos que menos ganan”.

Se calcula que, desde la puesta en marcha de la “Reforma Previsional” a fines de 2017, “un jubilado de la mínima perdió $43.000 entre diciembre de 2017 y diciembre de 2019”, apuntaron.

“Se cambió el método de ajuste de la fórmula del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, que era semestral a otro trimestral, con lo cual Macri les birló un trimestre de ajuste a los jubilados”, sostuvieron desde la Administración de la seguridad social.

“Si se tienen en cuenta las jubilaciones del régimen general, las pensiones y las asignaciones familiares, un 86,8% de estas prestaciones tendrán un aumento por encima del que hubiese otorgado la ley de movilidad suspendida. Es falso que el 50% de los jubilados pierdan con este aumento de marzo”, subrayaron.

Por otra parte, las fuentes indicaron que el Gobierno nacional también está aplicando medidas que apuntan a incrementar los ingresos de toda la población de manera indirecta como el congelamiento de las tarifas de agua, luz, gas, del precio del transporte público y de los combustibles”.

“También hubo una baja del 8% en medicamentos, medida que favorece especialmente a los jubilados. A estas medidas se suma que, en el día de ayer PAMI definió la gratuidad de 170 medicamentos para todos los afiliados lo cual infiere un aumento del haber indirecto dado que un jubilado destina el 30% de su haber a la compra de medicamentos”.