Mendoza recibió unos 50.000 tuistas durante el fin de semana pasado, en gran medida por el feriado largo de Brasil y Chile, informó hoy el Ente Mendoza de Turismo (Emetur).

En Chile, al feriado del 1 de noviembre, Día de Todos los Santos, se sumó el 31 de octubre, cuando se celebró el Día de las Iglesias Evangélicas y Protestantes, lo que generó un fin de semana extra largo.

El total de visitantes en toda la provincia, debido también a turistas que llegaron de Brasil por el feriado de tres días -de viernes a domingo- fue de unos 50.000.

El Gran Mendoza, el Valle de Uco y localidades de montaña como Cacheuta, Potrerillos y Uspallata y, en el sur Malargüe, fueron los destinos preferidos de los visitantes.

En el caso de Malagüe, también influyó el turismo de reuniones, ya que la ciudad fue sede del Congreso de Conservación de la naturaleza.

El Paso Pehuenche tuvo un movimiento por encima de los fines de semana habituaes, pero con una cifra sensiblemente inferior, de unas 400 personas diarias.

Los chilenos fueron mayoría entre los turistas -seguidos por los brasileños- y se hicieron notar mayormente en el Gran Mendoza.

Según datos aportados por Migraciones, cruzaron el paso fronterizo Los Libertadores 12.000 ciudadanos chilenos a partir del miércoles 30, cuando ingresaron 3.300, el jueves lo hicieron 6.730 y el viernes, unos 1.600.

A esto se le suma el movimiento aeroportuario, que entre el miércoles y el viernes sumos unos 3.000 pasajeros.

Gabriela Testa, presidenta del Emetur, señaló: “En los estudios previos del comportamiento de esta fecha, el sitio web Booking ya arrojaba datos prometedores para el Gran Mendoza”.

“Justifican mayormente ese dato el permanente flujo de visitantes brasileros –quienes también gozan del feriado del 1 de noviembre–, sumado a las reservas de chilenos y la celebración de congresos en distintos puntos de la provincia, como la Ciudad de Mendoza, Uspallata y Malargüe”, agregó.

Testa sostuvo que “la llegada masiva de chilenos superó nuestras expectativas, comenzó tempranamente el miércoles y fue creciendo hasta llegar a 16.000 turistas al día viernes”.

“Definitivamente se va observando que la toma de la decisión del viaje es cada vez más sobre la fecha y eso no se refleja en la variable de medición que es la reserva previa”, aseguró.

La funcionaria señaló que “como lo manifestaron muchos de los visitantes (chilenos), una de las motivaciones fundamentales de su viaje fue alejarse de la situación de conflicto de su país, combinado con el buen clima, la gastronomía local y la posibilidad de realizar compras, dada la conveniencia cambiaria”.