“Hasta para robar hay que ser inteligente. Y yo me considero inteligente”, de esta forma se jacto entre aplausos el intendente de la localidad de Pichanal, en la provincia de Salta, Julio Jalit, de presumirse un gran ladrón. (Ver video al pie)

Jalit era un simple empleado en una estación de servicio, sin embargo pasó a ser uno de los hombres más ricos de la localidad de Oran, con campos y flotas de camiones.

Desde el año 2003 es reelecto en su puesto, y mantiene un sueldo que recién ahora con el aumento asciende a aproximadamente 19 mil pesos, es un dato sintomático, dado que ningún organismo pudo verificar de qué forma pudo volverse millonario y haber obtenido, además de lo antes mencionado, autos de alta gama y varias propiedades.