El juicio por el Caso Próvolo, en el que se juzga a los sacerdotes Nicola Corradi, Horacio Corbacho y el jardinero Armando Gómez, ya está en la etapa de esperar fecha para los alegatos luego de la audiencia de ayer donde se realizó una Cámara Gesell de la testigo de identidad reservada N° 1, quien aclaró ciertos aspectos para que no quedaran dudas sobre su testimonio.

En ese sentido, una alta fuente judicial explicó: “Después de esta declaración restaría incorporar al resto de la prueba, que es instrumental, y ya estamos en condiciones de fijar fecha para los alegatos”.

La fuente consultada sostuvo que otra importante instancia judicial podrá definirse esta noche, en la segunda causa que es la de la monja japonesa Kosaka Kumiko, ya que a última hora de esta tarde se reúne la Cámara de Apelaciones para decidir si hace lugar al pedido de cese de prisión preventiva de la religiosa que está peleando la defensa, y tienen que definir la fecha de elevación a juicio oral.

También puede haber novedades en la tercera causa, donde están imputados Graciela Pascual y otros ex directivos del Próvolo, para que sea elevada a juicio, y para el 22 de noviembre se fijaría esa audiencia.

Sergio Salinas, abogado querellante en representación de las supuestas víctimas, dijo: “Ya estamos esperando fecha para alegar” en la causa principal, pero “por otro lado estamos muy preocupados porque hoy mismo se tiene que resolver si va a quedar en libertad o no Kumiko Kosaka, donde inclusive le han imputado un hecho más”.

“Pero creen (desde la defensa) que los plazos de la prisión preventiva se cuentan para todos los hechos de manera conjunta, y no como nosotros decimos, que una cosa es el primer grupo, que son los seis primeros hechos, y otra el último hecho, que es una denuncia nueva”, aseguró el letrado.

“Entonces, conforme a eso, tiene que quedar detenida”, finalizó Salinas.