El gobierno de la provincia de Mendoza destinará $ 1.250 millones para financiar a los productores viñateros, mediante créditos para cosecha y acarreo, anticipos para elaboración de mosto y además la creación de un banco de vino.

“En esta Vendimia 2020, destinaremos $ 1.250 millones para financiar a nuestros productores viñateros. Además crearemos un Banco de Vino. El objetivo es darle mayor previsibilidad y rentabilidad a toda la cadena de valor, atendiendo especialmente al productor primario”, precisó el gobernador mendocino, Rodolfo Suarez, vía twitter.

Para ello se hará hincapié en tres acciones de política vitivinícola: la primera será el Crédito de Cosecha y Acarreo, a través del Fondo para la Transformación y el Crecimiento y del Banco Nación.

Lla segunda acción apunta al programa Anticipo de Cosecha para productores y contratistas de uvas con destino a mosto, mientras que la tercera, a la puesta en funcionamiento del Banco del Vino.

Por su parte, el vicegobernador Mario Abed y el equipo económico del Ministerio de Economía y Energía, dieron detalles a la prensa.

“Con un esfuerzo grande, de todo el equipo de gobierno, elaboramos un plan para apoyar al productor vitivinícola, que incluya a todos los productores”, sostuvo Abed.

Desde el gobierno detallaron que con el Crédito de Cosecha y Acarreo “se busca la mejora de las condiciones y acceso al financiamiento para que productores vitívinícolas elaboren la cosecha como así también optimicen sus ingresos, ya que el productor accede a una alternativa financiera con menor tasa de interés que las ofrecidas por el mercado”.

En ese sentido, se destinarán para Cosecha, Acarreo y Elaboración $ 400 millones del Banco Nación a productores cooperativistas; $ 300 millones del Fondo para la Transformación y el Crecimiento a financiar a pequeños productores vitívinícolas; y $ 150 millones del Consejo Federal de Inversiones para los costos de elaboración.

La tasa para productores y elaboradores será del 20% anual con aportes de la Provincia y la Nación.

En tanto, el programa de Anticipo de Cosecha y Acarreo tiene un presupuesto de $ 400 millones y consiste en un anticipo para cosecha, acarreo y elaboración, para productores y contratistas de uvas con destino a mosto.

Entre otros puntos, mejora las condiciones de los productores y contratistas que trabajen viñedos con variedades, con aptitud para la elaboración de mosto, ya que se fija un precio referencial de $ 8 por kilogramo y promueve una mayor diversificación a mosto, para acotar los stocks.

Por otra parte, el Banco de Vino se trata de un esquema financiero para incentivar el ahorro de vino tinto genérico o varietal y el objetivo es lograr asegurarle una renta mínima al tenedor de tinto, incluyendo cooperativas, que decidan ahorrar en fluido apto para el consumo.