El subsecretario de Energía y Minería de Mendoza, Emilio Guiñazú, aseguró que la obra hidroeléctrica Portezuelo del Viento, que se construirá en la zona sur de Malargüe, generará energía limpia y renovable, protegerá la cuenca media y superior del río Colorado de crecidas, y garantizará el riego para la agricultura y ganadería del sur de la provincia cuyana y La Pampa.

“Portezuelo generará energía limpia, renovable y sin consumir una gota de agua del río Grande”, afirmó el funcionario, quien aseguró que “tanto en los pequeños como en los grandes aprovechamientos, el agua vuelve a su curso una vez que genera electricidad, sin ensuciarse ni ensuciar el aire”.

Guiñazú añadió que, además, esta obra “incrementará las reservas estratégicas de agua, reduciendo el impacto de las variaciones de caudal del río tanto en sus crecidas como en sus bajadas, actuando en forma complementaria con el embalse de Casa de Piedra en La Pampa”.

Portezuelo del Viento, proyectado en Malargüe y para lo cual esta provincia ya recibió de US$ 13,9 millones como segunda cuota por parte del gobierno nacional, sumará 884 GWh al año (cuatro veces más que el dique Potrerillos) y dará energía a 130.000 hogares y beneficiará a las provincias de la cuenca del río Colorado, al reducir el riesgo de crecidas y variaciones drásticas del caudal.

El Estado nacional comprometió los fondos para concretar la obra, consistente en US$ 1.023 millones en cinco años para realizar la obra civil hidroeléctrica, la traza de las dos rutas y la relocalización del pueblo Las Loicas.

“El proyecto prevé una obra conexa, que permitirá el trasvase de parte del caudal del río Grande al curso medio del Atuel, lo que favorecerá a la provincia de La Pampa”, aseguraron funcionarios mendocinos ante las críticas de sus vecinos pampeanos.

Los estudios fueron encargados por el gobierno nacional y por el Comité Interjurisdiccional del Río Colorado, que reúne a las provincias de la cuenca del río Colorado, a las universidades del Litoral y La Plata.

Ambas concluyeron que la presa, que es la obra de ingeniería civil más importante de la historia de Mendoza por su tamaño, “mejora las condiciones de la cuenca del río Colorado y es ambientalmente factible”.

La obra, además de generar 3500 puestos de trabajo y priorizar la mano de obra local, está íntegramente en manos de la provincia, que ya imparte cursos de capacitación para pymes y trabajadores de la mano de la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo).

El proyecto, que nació alrededor de 1950 se encuentra a 20 kilómetros de la localidad de Las Loicas y a media hora de Malargüe, al sur, casi al límite con Neuquén.